icono-category

Dvida blog

HOME / BLOG

VITAMINA D: ALIADA EN EL MANEJO DEL DOLOR CRÓNICO

09 de octubre, 2018

Compartir:

Para la gran mayoría de las personas, cuando se habla de dolor, por lo general, lo asocian con un episodio puntual de sus vidas, ya sea por un accidente o enfermedad en especifico, y que casi siempre termina con un tratamiento médico a seguir. Pero, ¿qué sucede cuando el dolor se prolonga en el tiempo? 

Por definición clínica,

“El dolor se entiende como una experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño real o potencial en un tejido, o descrito en términos de dicho daño” [1].

En cuanto a su duración, se clasifica en dos categorías: dolor agudo, no persiste más de 6 meses, y dolor crónico, a partir del séptimo mes, “cuando el dolor deja de ser un síntoma y se transforma en una enfermedad” [2]. Esta diferenciación es fundamental para comprender el proceso que puede significar una cronificación de la sensación dolorosa, donde se convierte en un trastorno multifactorial que implica componentes físicos y psicológicos, como ansiedad, movilidad reducida, alteraciones del sueño, del apetito e incluso la depresión.

“En Chile existen cerca de 5 millones de personas que viven con dolor crónico, es decir, 3 de cada 10 habitantes sufre dolor crónico a diario”.

Esta cifra es alarmante, y aún más, ya que los pacientes tardan mucho tiempo en llegar a un especialista adecuado que pueda diagnosticar e iniciar el tratamiento correspondiente [3]. Al respecto, las últimas investigaciones han encontrado una correlación positiva entre niveles adecuados de vitamina D y el manejo del dolor crónico.

DÉFICIT DE VITAMINA D Y DOLOR CRÓNICO

Desde hace un tiempo, se han relacionado niveles adecuado de vitamina D con el fortalecimiento del sistema inmunológico, mejor desarrollo neuronal, correcta absorción del calcio en el organismo, regulación del nivel de azúcar en la sangre, normal división celular y también con la disminución del dolor crónico [4].

Hasta ahora, el tratamiento tradicional que se conoce para el dolor crónico ha sido el uso de  fármacos analgésicos y antiinflamatorios, además de opioides. Sin embargo,

“Científicos han evaluado los beneficios de los suplementos de vitamina D en pacientes con bajos niveles de vitamina D y que además presentan dolor crónico diagnosticado por diversas causas”.

Un estudio analizó el efecto que tenía la suplementación de vitamina D a 49 personas con dolor crónico musculoesquelético e hipovitaminosis D. A los pacientes se les administraron dosis de suplemento de vitamina D entre 400.000 y 600.000 UI (unidades internacionales), según nivel de déficit. “El dolor fue evaluado (de acuerdo a la localización, la duración, la intensidad y el uso de analgésicos) al inicio del estudio y después de la intervención. En un segundo seguimiento, las puntuaciones de dolor promedio de los pacientes bajaron de una escala de 5,1 a 2,8, y la proporción de pacientes que tomaban analgésicos se redujo del 20 al 12,2 %” [5].

La fibromialgia es otro de los padecimientos que se relacionan fuertemente con la deficiencia de la vitamina D. Una reciente investigación realizada a 30 mujeres con fibromialgia y con niveles de insuficiencia de vitamina D, arrojó como resultado, que

“Luego de 24 semanas de suplementación de vitamina D3, experimentaron una reducción del dolor crónico y de la fatiga por las mañanas, mejorando su funcionamiento físico y calidad de vida”. 

Quienes lideraron el estudio, concluyeron: “siempre que los niveles de vitamina D sean bajos en pacientes con fibromialgia, deberían consumir suplementos de vit D3 bajo supervisión médico” [6].

Estos nuevos avances en la medicina proporcionan una base para considerar la suplementación con vitamina D como una alternativa en el tratamiento de los pacientes con dolor crónico. Al mismo tiempo que, los suplementos de vitamina D en pacientes con bajas concentraciones séricas puede ser una manera fácil y segura para disminuir el dolor crónico, además de ser una alternativa económica y sencilla de administrar a largo plazo. Como sugerencia final, el dolor crónico no siempre se puede prevenir, no obstante un tratamiento temprano reduce las posibilidades de que se establezca como una enfermedad de por vida.

vitamina-d-dolor-cronico

Te recomendamos