icono-category

Dvida blog

HOME / BLOG

FUNCIÓN DE LA VITAMINA D DURANTE LA MENOPAUSIA

08 de febrero, 2018

Compartir:

Lo que antes era un tema tabú para muchas mujeres, hoy en día, la menopausia, es aceptada como un hecho natural en el ciclo femenino, aunque no por ello se deja de experimentar los cambios físicos y emocionales que implica esta nueva etapa.

Como definición, la menopausia es «el cese permanente de la menstruación, tras un periodo de doce meses consecutivos de amenorrea, sin otra causa aparente patológica ni psicológica» [1]. No obstante, el término se suele confundir con el climaterio que significa: “acontecimiento fisiológico de la vida de la mujer, que se manifiesta de una forma evidente en el aparato genital por la pérdida de la función reproductiva, pero ese cambio incluye numerosos procesos que ocurren simultáneamente en diferentes órganos y sistemas [2]. Podemos aclarar entonces:

«El climaterio es una etapa de la vida de la mujer que dura años, en cambio, la menopausia es un momento en particular. En el caso de las chilenas, el último sangrado menstrual normalmente sucede alrededor de los 50 años» [3].

PON ATENCIÓN A LOS SÍNTOMAS

A raíz de los cambios fisiológicos que ocurren tras el término de la función ovárica y la disminución brusca de la producción de estrógenos, la salud ósea se ve directamente afectada, tanto así que en los primeros cinco años post menopausia, la mujer pierde cerca del 20% del calcio que ha acumulado durante toda su vida, aumentando el riesgo de padecer osteopenia (disminución de la masa ósea) y osteoporosis (los huesos se debilitan con mayor probabilidad de fractura), como lo señala ElcalD [4]. Las zonas del cuerpo más afectadas por estas patologías son cadera, columna y muñeca.

En nuestro país la realidad es alarmante, ya que un estudio determinó que:

«Entre un 5% y un 20% de las mujeres con fractura de cadera mueren el primer año de ocurrida, mientras que la incapacidad física es de 1/3 a los 12 meses de ocurrida la condición».

En cuanto a costos, el valor por hospitalización (promedio 8 días) es de US$3000, incluyendo procedimientos ortopédicos. La investigación también concluyó que “en Chile se gastan más de US$8.000.000 por rehabilitación de fractura de cadera anualmente” [5].

LAS CLAVES DEL BIENESTAR EN LA MENOPAUSIA

Los huesos se componen en en un gran porcentaje de calcio, y gracias a este macromineral se mantienen fuertes, sin embargo, cuando existe déficit, los huesos se vuelven porosos y frágiles, siendo propensos a sufrir enfermedades. En el caso de la mujer, con la llegada de la menopausia y descalcificación involuntaria, su sistema óseo requiere entre un 20% y un 30% más de Ca que la cantidad normal diaria para un adulto, fijada en un gramo [6]. Lo recomendado es tomar de 1200 a 1500 mg de calcio al día para suplir esta necesidad [7]. Con respecto a la vitamina D, es “esencial para que se realice la absorción de calcio y se promueva la maduración de las fibras de colágeno de la matriz ósea, además de la calcificación del hueso.

«La vitamina D es fundamental durante toda la vida para el mantenimiento del remodelado óseo [8]. La ingesta diaria en esta etapa debe ser de 1500 a 2000 UI (unidades internacionales) [9]».      

Con el fin de prevenir la descalcificación en nuestros huesos es preciso mantener una adecuada ingesta de calcio y vitamina D, realizar actividad física, evitar el tabaco y el alcohol y evitar caídas.  Si estás viviendo esta nueva etapa, y aún no has chequeado tu salud ósea, asiste con un especialista para un control médico.

menopausia-vitamina-d-calcio